Argentina enfrenta su segunda huelga general

El gobierno del ultraliberal Javier Milei enfrentó este jueves 9 de mayo del 2024 la segunda huelga general contra sus políticas de ajuste en una medida que exhibió calles semivacías con comercios abiertos pero sin clientes, escaso transporte público y escuelas cerradas en la capital argentina.

Las principales terminales ferroviarias quedaron desiertas, cientos de vuelos fueron cancelados y circuló apenas un puñado de líneas de autobuses.

Héctor Daer, líder de la mayoritaria Confederación General del Trabajo (CGT) que convocó el paro de 24 horas, celebró su «contundencia» y dijo que la masiva adhesión «demuestra que el gobierno tiene que tomar nota».

No se realizaron movilizaciones en Buenos Aires, pero en provincias como CórdobaRío Negro y Chubut adherentes al paro marcharon con consignas en contra de la «Ley Bases» de reformas económicas que se discute en el Senado.

Argentina vive una fuerte recesión económica, con una inflación que roza el 290% interanual y un ajuste fiscal que permitió en el primer trimestre del año el primer superávit desde 2008, pero con miles de despidos y el deterioro de salarios jubilaciones.

La actividad industrial acentuó su derrumbe en marzo con una caída interanual del 21,2% y la construcción se hundió 42,2% en igual período, reportó el instituto estadístico Indec.

La contracción industrial es la mayor desde abril de 2020, cuando la actividad estaba semiparalizada por la pandemia de covid-19.

Según estimó el Instituto de Economía de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), el paro tuvo un costo de 544 millones de dólares por el impacto que habría generado la paralización de las actividades.

«No estoy de acuerdo con el paro, no favorece al empleado; de hecho es contraproducente«, dijo a AFP el empresario Facundo Mendíaz, 37, quien tiene un pequeño supermercado en Buenos Aires.

Por su parte, el ministro de Economía, Luis Caputo, repudió la huelga y acusó al sindicalismo de estar «cada vez más alejado de la realidad», en un mensaje escrito en su cuenta de la red social X.

Sin exportaciones

En los puertos de Rosario (Santa Fe, centro-norte), por donde el país exporta el 80% de su producción agroindustrial, no hubo actividad.

El paro se produjo en medio de la «cosecha gruesa», el periodo de mayor producción de este importante exportador mundial de alimentos.

«El acatamiento es total, estamos pacíficamente en los portones de cada fábrica y están todos los puertos parados», contó a la AFP Martín Morales, dirigente sindical de San Lorenzo, al norte de Rosario.

En Buenos Aires, bancos, escuelas y la mayoría de las estaciones de provisión de combustibles no prestaron servicio y tampoco se realizó la recolección de basura.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, pidió a la población que «salga a trabajar», en una improvisada rueda de prensa en la terminal de autobuses de Constitución, uno de los principales nodos de transporte de la capital argentina.

«Salgan los que aún no han salido a trabajar, hay medios de transporte para los que quieran», aseguró Bullrich, en tanto el secretario de Transporte, Franco Mogetta, estimó que el servicio funcionaba en «un 40%».

La funcionaria afirmó que durante la mañana se reportaron ataques a autobuses a los que «les rompieron vidrios y les pusieron clavos para que pinchen» los neumáticos.

Sondeos sitúan la imagen positiva de Milei entre 45% y 50%, pese a que en cinco meses ha impuesto lo que él define como «el mayor ajuste de la historia de la humanidad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *