Windows 10 se ha vuelto más lento y está en la mira.

Microsoft está probando una solución a los problemas de rendimiento en Windows 10. Después del lanzamiento de las actualizaciones acumulativas de marzo de 2021, los usuarios comenzaron a informar de problemas graves. Estos incluían problemas con ciertas impresoras y juegos.

Si bien el problema de la impresora se solucionó de inmediato, el error de Windows 10 que resultaba en problemas de rendimiento sigue presente en las actualizaciones de abril, mayo y junio de 2021.

Con un Windows 11 que se espera que llegue muy pronto, en el evento que se celebra este 24 de junio, ( «una de las actualizaciones más importantes de Windows de la última década», según palabras textuales de Satya Nadella) la versión actual, Windows 10, está en el punto de mira.

Una de las principales razones por las que algunos usuarios tienden a evitar la actualización de sus PC es que «lo hace más lento». Especialmente con el enfoque de Software como Servicio de Windows 10, donde recibe las llamadas «actualizaciones de características» (feature updates) dos veces al año. Además de la leyenda urbana, hay que ver si es cierto. Se ha llegado a decir que uno de los grandes enemigos de este SO es Windows Update.

Según el análisis de cuánto ha cambiado el rendimiento de Windows 10 a lo largo del tiempo, comparando 10 elementos de la experiencia del sistema operativo.

Los aspectos analizados son los siguientes:

🔘 Tiempo de instalación

🔘 Tiempo de arranque/reinicio

🔘 Apertura de aplicaciones Win32

🔘 Apertura de aplicaciones UWP

🔘 Búsqueda en Windows

🔘 Rendimiento de GDI (Graphics Device Interface)

🔘 Prueba de estrés GDI

🔘 Análisis rápido de Windows Defender

🔘 Rendimiento de E/S

🔘 Apagado

Para este estudio, se usó Hyper-V como hipervisor de elección, con 4 GB de RAM, 4 núcleos y un disco fijo de 32 GB para cada versión.

El proceso de instalación es la primera incursión del usuario en la experiencia del sistema operativo. En las últimas versiones de Windows (desde Vista y posteriores), Microsoft ha hecho grandes avances para que el inicio de Windows sea más rápido. las conclusiones: durante los 3 primeros lanzamientos públicos de Windows 10 el resultado es bastante consistente. Sin embargo, después de Creators Update, podemos ver un aumento del tiempo de instalación en unos 3 minutos.

Tras la actualización de Windows 10 de octubre de 2018 (build 17763), la instalación tarda 18 minutos y 40 segundos. Después de RS5, parece que el proceso de instalación es un poco más rápido, pero no volvió a niveles anteriores. Con todo, el proceso de instalación de Windows 10 se ha vuelto un poco más lento, pero no de forma dramática.

¿Qué pasa cuando hablamos del inicio de Windows? El tiempo de arranque aumentó bastante desde Windows 10 Anniversary Update (con un notable descenso en Creators Update). Si comparamos Windows 10 TH1 con Windows 10 20H1, tenemos un aumento de unas 2,6 veces.

En cuanto al tiempo en que Windows 10 tarda en apagar, el resultado es muy significativo. Mientras que la primera de las versiones analizadas tardaba 10 segundos en el equipo del desarrollador que ha realizado este estudio, ahora tarda 11 segundos. Eso sí, entre medias podemos encontrar que otras versiones llegaron a tardar 6, 7 o 9 segundos.

Las aplicaciones que se eligió en el análisis fueron todas aplicaciones de Windows de la bandeja de entrada: Explorador de Windows, winver, Bloc de notas, Internet Explorer, Paint, Editor del Registro, msconfig, msinfo32, Wordpad, Panel de control y Administrador de tareas.

Y la conclusión es llamativa: una ralentización «bastante importante» a partir de Windows 10 1809, siendo el doble de lento que la build anterior. Desde la versión que más rápida era a la más lenta hay una diferencia de tiempo de 3 veces. Esto lleva a la conclusión de que es muy probable que los programas Win32 se abran más lentamente en las nuevas builds de Windows.

Otro asunto es la Plataforma Universal de Windows o UWP cuya labor es faCilitar el desarrollo de aplicaciones. En este análisis las aplicaciones que fueron evaluadas son: Microsoft Edge, Ajustes, Calculadora, Calendario, Mapas, Películas y TV, Groove Music, People, Store y Voice Recorder. En este caso la ralentización de Windows 10 con el paso del tiempo es más que destacable. Empeoró a partir de la versión 1809 y su pico fue con la 19H1. La conclusión es que la apertura de las apps UWP sí se volvió «dramáticamente más lenta con las subsecuentes actualizaciones de características».

El buscador de Windows ha vivido grandes saltos en cuanto a sus tiempos. Para el propósito de este experimento, se usó Windows Search para encontrar todas las instancias de msinfo32 en la unidad C. A diferencia de otras de las referencias estudiadas, los resultados varían mucho y no hay una regresión.

Una sorpresa positiva de este estudio llega con Windows Defender que, considera el autor, «se ha convertido en una parte cada vez más integrada con Windows», y cada actualización de características le añade nuevas mejoras. Viendo su evolución, Windows Defender es mucho más rápido en comparación con las versiones iniciales de Windows 10. Eso sí, la última versión actualizada es bastante más lenta que las anteriores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.