Taxis de Quito no van al paro

El presidente de la Federación de Transportes de Pichincha, Carlos Brunis, asegura que no hay una división del gremio, pero sí confirma que unos socios han convocado a movilizaciones, mientras otros no han apoyado estas iniciativas.
En todo caso, el dirigente dijo que todos están de acuerdo con la reducción de la gasolina a USD 2,10 y el diésel a USD 1,50 por galón. Estos serían los otros dos puntos que dividen al gremio.

Fernando Cadena es el presidente de la Unión de Taxistas de Pichincha. Él ha señalado que el 20 de junio realizaron una asamblea y resolvieron, por mayoría de votos, “no realizar movilizaciones”.  

De allí que señaló como responsable de las protestas a Byron Chicaiza, presidente de la cooperativa de taxis Iñaquito.  Según un comunicado de Cadena, este dirigente ha agredido a sus propios compañeros y ha incitado a más transportistas en contra de la dirigencia.  

Los transportistas piden que el precio del galón de la gasolina se fije en USD 2,10. Así lo señalaron en una solicitud escrita que enviaron al presidente Guillermo Lasso.

Otro requerimiento fue que se regule el trabajo de las plataformas digitales. Un grupo de taxistas pide que se eliminen estas alternativas y otro grupo dice que deben utilizar vehículos legales.

Otra propuesta del gremio es que el Municipio de Quito y las autoridades de tránsito ya entreguen los distintivos de los vehículos que han pasado los procesos de legalización.

Piden que la Agencia Metropolitana de Tránsito inicie los operativos de control a todos los carros que circulan en la ciudad y prestan servicios de taxi informal. Especialmente en zonas urbanas.

Piden el mejoramiento de vías de la ciudad pues por las malas condiciones los vehículos se dañan.