Paul McCartney celebra ocho décadas de vida y se mantiene activo sobre los escenarios.

Retrocediendo en el tiempo, en la canción «When I’m Sixty Four«, un jovencísimo Paul McCartney se imaginaba tranquilamente jubilado a los 64 años. Pero la leyenda del pop británico soplará 80 velas el sábado, una semana antes de actuar en Glastonbury, y sigue muy activo. El exbeatle se convertirá el 25 de junio en el cabeza de cartel más viejo de la historia de ese legendario festival de música británico, que cada año atrae a decenas de miles de personas al suroeste de Inglaterra. «La multitud de Glastonbury siempre me ha recordado una escena de batalla medieval», tuiteó a finales de marzo.

El concierto tendrá lugar diez días después del fin de su gira Got Back Tour, en la que ha estado llenando estadios en Estados Unidos durante mes y medio. Reticente a alejarse de los escenarios, McCartney, que lleva más de 50 años actuando en solitario, tuvo que tomarse un descanso durante la pandemia de covid-19.

El sábado cumple 80 años, pero su agenda está más repleta que nunca. Pese a los años y los dramas que han salpicado su vida, conserva la figura esbelta y la mirada traviesa del «Macca» que se hizo famoso con los Beatles. A lo largo de su exitosa carrera, ha recibido numerosos premios, incluidos 18 Grammy, y fue nombrado «Sir» por la reina Isabel II en 1997.

Ahora se rumorea que pronto podría ser hecho «Lord», en un nuevo reconocimiento de la impronta cultural del prolífico músico. De los cuatro Beatles, sólo siguen vivos él y Ringo Starr, que a sus 81 años también sigue de gira.