La nave espacial Orión logró acercarse a 131 kilómetros a la Luna.

Recientemente, la misión Artemis I llevó a la nave espacial Orión a su máxima aproximación a la Luna mientras se dirigía a una órbita que la alejará más de la Tierra que cualquier nave espacial anterior desarrollada por los humanos. Así, Orión entró el domingo en la influencia gravitatoria de la Luna y logró acercarse a 131 kilómetros de la superficie lunar.

Dicho evento se produce más de medio siglo después de la misión tripulada Apolo 8, en la que el astronauta William Anders tomó la icónica foto conocida como ‘Salida de la Tierra’ en 1968.

En este sentido, la próxima semana, la nave llegará hasta unos 64 kilómetros de distancia del satélite natural de nuestro planeta, lo que la llevaría a unos 431.000 kilómetros de la Tierra, superando la distancia recorrida por la misión Apolo 13 en 1970, según un comunicado de la NASA. «Este es uno de esos días en los que has estado pensando y soñando durante mucho, mucho tiempo», comentó este lunes Zebulon Scoville, el director del vuelo.

El sobrevuelo motorizado de salida inició a las 07:44 (EST). Como resultado, la nave se acercó lo máximo posible a la superficie del satélite, y después comenzó a alejarse de él para alcanzar la órbita programada en pocos días. La maniobra se realizó en modo automático, ya que en ese momento la nave se encontraba en la cara oculta de la Luna y no estaba disponible para observación desde la Tierra.

De tal manera, como parte de la misión Artemis I, Orión volará alrededor de la Luna, para posteriormente regresar a la Tierra y amerizar frente a la costa de Estados Unidos. La misión forma parte del programa lunar estadounidense. Uno de sus objetivos es construir una base de investigación en la Luna para fines de esta década.

Orión partió el 16 de noviembre desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, sobre el Space Launch System, convirtiéndose en el cohete más poderoso en lanzarse con éxito desde la Tierra al espacio con sus 3.900.000 kilogramos de empuje.

Asimismo, la NASA informó este miércoles, a través de su blog, que la nave espacial Orion, que se acercó a la Luna en el marco de la misión Artemis I, perdió contacto con los controles en tierra poco después de la medianoche, a las 00:09 CST (6:09 GMT). El problema se resolvió con un reajuste en tierra y el contacto fue restablecido 47 minutos después.

La interrupción se produjo durante la reconfiguración del enlace de comunicación entre Orion y la Red de Espacio Profundo, o sea el conjunto de antenas que conectan las naves espaciales con los controles en tierra. En los últimos días, la reconfiguración se estaba realizando con éxito, así que el equipo de la NASA investiga las causas que ocasionaron la pérdida de señal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *