La cinta dirigida por James Cameron, Terminator 2, celebró 30 años de su estreno.

En el año de 1984 James Cameron presentó una película pequeña en presupuesto, pero impactante y violenta. Se trataba de Terminator, la historia de un robot indestructible (T-800). El androide viajaba al pasado para matar a una joven y así evitar que diera a luz a quien sería el líder de la resistencia en una guerra entre humanos y máquinas que ocurría en el futuro.

La trama encantó y encumbró la carrera de Arnold Schwarzenegger, a la vez que dio luz verde para que Cameron desarrollará una nueva historia con presupuesto superior. Así se gestó Terminator 2: el día juicio final, que llegó un 3 de julio de 1991 con una experiencia visual impactante y un villano inolvidable.

En la historia, Schwarzenegger cambia de bando y ahora quiere proteger a un adolescente, que ya sabe el destino que le espera, de un nuevo modelo de sicario cibernético, conocido como el T-1000, que tratará de aniquilarlo.

Con más acción y en un tono menos sombrío que su predecesora, esta cinta se convirtió en un éxito de taquilla en todo el mundo. Para su tiempo, fue una de las más caras, con un presupuesto de 100 millones de dólares. El dinero se gastó en los impresionantes efectos visuales del filme.

Con este proyecto: fue alabada, tenía protagonistas más sólidos y la banda sonora contó con Guns N’ Roses. La banda aportó la potente canción «You Could Be Mine», que ayudó a amplificar el éxito de la cinta entre el público más joven.

En la actualidad, con 30 años encima, Terminator 2 ha madurado bien en un cine de presente de efectos digitales impresionantes y superhéroes poderosos. De hecho, sigue siendo un referente para nuevos proyectos de ciencia ficción. Hay una generación adulta que no puede olvidar la pegajosa frase:»Hasta la vista, baby».

En una de las escenas finales de Terminator 2: Judgment Day, Sarah Connor atraviesa una oscura carretera en compañía de su hijo y el personaje de Arnold Schwarzenegger. El futuro está a punto de cambiar y Connor lo sabe. “Hacíamos historia a cada paso” dice la voz en off del personaje.

La frase podría aplicarse a la repercusión de la película en la actualidad. No sólo se convirtió en un gigantesco éxito de taquilla, sino que revolucionó el cine de acción y de ciencia ficción a un nivel que aún es notorio. Con la primera proyección de la película, fue obvio que Cameron, también estaba cambiando el porvenir del género de acción. Con sus extraordinarios efectos visuales, trama consistente y un elenco de enorme química, Terminator 2: Judgment Day fue un éxito instantáneo.

Hubo una gran ovación que duró unos 12 minutos” contó Austin. “La gente realmente estaba experimentando una emoción visceral al ver esta película”, narró acerca del estreno de un proyecto imposible, que, en circunstancias menos afortunadas, quizás nunca se hubiera filmado.

Toda una travesía cinematográfica que convirtió a la obra de Cameron en una referencia sobre la tecnología al servicio de las buenas historias. Una lección perdurable que aún es vigente hoy en día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.