La agrupación sueca ABBA celebra los 45 años de “Dancing Queen” una de las canciones pop más exitosas de todos los tiempos.

Recordando un 15 de agosto de 1976 que «Dancing Queen» de ABBA fue lanzada oficialmente al mundo. Pero antes de ello, había sido presentada solo tres veces al público: una en la televisión australiana, otra en Japón, y una tercera en la víspera de la boda entre el rey Carlos Gustavo de Suecia y Silvia Sommerlath. La canción no fue compuesta para ella, pero el título ”la reina del baile” se prestaba para la ocasión. Eso sí: la futura monarca ni siquiera se paró a bailar (protocolos mandan), sino que se limitó a mirar el espectáculo con elegante sonrisa.

Fue una gala peculiar aquella, celebrada en la Ópera Real de Estocolmo: los miembros de ABBA –Frida Lyngstad, Agnetha Fältskog, Benny Andersson y Björn Ulvaeus– aparecieron con trajes y sombreros pomposos, como en una ceremonia del siglo XVIII pero con guitarras eléctricas. Detrás de ellos, los músicos de la orquesta descansaban sus violas y violines, y de a poco los iba invadiendo el asombro: algunos ponían cara de desconcierto y otros se rendían al pegajoso ritmo del tema. Era el pop venciendo al clasicismo otra vez.

Hoy, 45 años después, es simplemente imposible negar el éxito y la brillantez de un tema como «Dancing Queen». Agnetha Fältskog, una de las dos cantantes de ABBA, confesó que cuando escuchó la composición por primera vez supo que se encontraba frente a algo mayor. «Es difícil prever qué canción puede convertirse en un hit, pero esta fue una excepción.Todos sabíamos que sería enorme», dijo. Y su predicción no falló.

«Dancing Queen» puede parecer sencilla en su primera escucha pero, como muchas de las grandes canciones convertidas en clásicos, es también ambigua. Trata sobre una muchacha de 17 años que busca alguna pista de baile, pero está cantada desde el punto de vista de alguien que la mira disfrutar. Por eso ha sido interpretada como un tema profundamente nostálgico, casi una referencia a la juventud que se diluye en el tiempo y sobrevive apenas como un recuerdo. «En ella radica la tragedia», según Vice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *