JUEGOS DE INVIERNO || Pekín bajaron el telón con una ceremonia de clausura

Los Juegos Paralímpicos de invierno de Pekín bajaron el telón con una ceremonia de clausura, de apenas una hora de duración, en la que se puso en valor la diversidad de personas con discapacidad que existe en el mundo, se mandó un mensaje de “paz y unión a través del diálogo”, y la ciudad china cedió el testigo a Milán-Cortina d’Ampezzo con una explosión de luz y color.

La ceremonia comenzó con una representación de esquiadores y deportistas de snowboard que hicieron acto de presencia en el centro del estadio y que simbolizaron algunas de las disciplinas que durante diez días se han podido ver en el programa de competición de estos Juegos.

A Pekín acudieron representantes de 46 Comités Paralímpicos nacionales para participar en 78 eventos de medallas en seis deportes.

Representantes de todos esos países desfilaron por el ‘Nido del pájaro’ al ritmo del ‘Himno de la alegría’, que en su versión sinfónica acompañó a todos los abanderados en su vuelta al estadio portando las banderas de sus respectivos países.

En la ceremonia de clausura se homenajeó a los novecientos voluntarios de estos Juegos, cuyo trabajo fue indispensable para que salieran adelante. Su reconocimiento fue la antesala a unos minutos musicales con un coro de cuatro cantantes, uno de ellos invidente, mientras que el centro del estadio se fue convirtiendo en un enorme mosaico de luz y color que mostró la diversidad natural que existe en el planeta.

“Los deportistas paralímpicos dan voz a ese 15 % de la población mundial que tiene discapacidad. Compitiendo en la nieve y en el hielo nos habéis dado momentos mágicos que reflejan la diversidad en la que nos inspiramos y que nos motiva. Las diferencias aquí no nos dividen, nos unen. Espero que los valores de la inclusión, la armonía y la paz prevalezcan junto al diálogo para hacer un mundo mejor”, dijo Parsons, ante la atenta mirada del presidente de China, Xi Jinping.