Judicatura define su futuro

Fausto Murillo, Maribel Barreno y Juan José Morillo tuvieron 87 votos a favor de su destitución, es decir faltaron solo cinco, el pasado 1 de septiembre. Sin embargo, luego de la votación, ningún legislador mocionó la reconsideración, por lo que, de manera apresurada, el presidente de la Asamblea Virgilio Saquicela clausuró la sesión y dejó en ‘veremos’ la salida de los funcionarios.

“Al haber obtenido 87 votos, sí corresponde hacer una reconsideración de la votación, con el fin de saber si podemos llegar o no a los 92 votos necesarios. Eso ya queda a criterio y discreción de los asambleístas”, dijo Marcela Holguín, coordinadora de Unes.

El artículo 145 de la Ley Legislativa dice que “cualquier asambleísta podrá solicitar, sin argumentación, la reconsideración de lo aprobado o improbado (…), en la misma o en la siguiente sesión” del Legislativo.

Para hoy está previsto que se instale una nueva sesión a las 14:30; cualquier asambleísta puede mocionar la reconsideración. Sus pares, consignarán en su curul si están a favor o en contra y de prosperar se volverá a votar por la censura y destitución de los vocales del Consejo de la Judicatura (CJ).

En caso de que nadie presente esa moción, el procedimiento terminaría hoy y Murillo, Morillo y Barreno permanecerían en sus cargos.

El ‘cabildeo’ para conseguir los votos ha sido intenso en los últimos días. El asambleísta de la Izquierda Democrática, Dalton Bacigalupo, que dio la espalda al juicio político, denunció que en su organización hay injerencia de otros actores políticos para incidir en la reconsideración. Los parlamentarios de esa bancada, que votaron a favor, le desmintieron y le acusaron de usar en vano el nombre de la organización política.

En ese grupo están 23 legisladores del oficialismo, 19 de Pachakutik, seis –en su mayoría disidentes- de la Izquierda Democrática (ID), y un independiente.

La postura de esos asambleístas significó que el correísmo (Unes) y el Partido Social Cristiano (PSC) se quedaran con 87 de los 92 votos que se requerían para aprobar la moción, en la sesión 797 del Pleno.

Salvador Quishpe, coordinador de bancada de Pachakutik, y Mario Ruiz, de los denominados rebeldes, aseguraron que no cambiarán de criterio, tras señalar que con este proceso el correísmo y el PSC buscan tomarse la justicia ecuatoriana.

Aunque no habló de posibles sanciones en caso de que haya cambio de posturas en su bloque, Quishpe considera que este juicio político logró reunificar a su bancada, incluso con parte de los denominados rebeldes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.