Instagram trabaja en una función para reforzar la seguridad del riesgo de acoso.

La plataforma Instagram, quiere limitar el discurso del odio y el racismo en su plataforma lo más posible, pero es consciente de que no se puede eliminar del todo y por ello ha anunciado una nueva herramienta que da control a los usuarios para blindar sus cuentas en momentos de mayor riesgo.

El responsable de Instagram, Adam Mosseri aseguró «El odio y el racismo no tienen cabida en Instagram», Así mismo mencionó que la intención de la compañía es reducir la cantidad de discurso del odio en Instagram lo más próximo a cero que sea posible.

Sin embargo, sabiendo que probablemente será imposible erradicar por completo todas las formas de racismo de la aplicación, la compañía también planea brindar a las personas nuevas herramientas que les permitirán “recuperar algo de poder”. Ahí es donde encaja Limits. “Sabemos que las personas a veces se encuentran en momentos temporales de riesgo y dolor reales, y debemos brindarles herramientas para protegerse”, dijo Mosseri sobre la función.

Mosseri ha indicado que han mejorado con el tiempo en la detección del odio y del racismo en la plataforma, pese a lo complicado que puede ser en ocasiones, por ejemplo, cuando una palabra o un emoji puede tener distintos significados según el contexto en el que se compartan.

Antes de la implementación generalizada, Instagram está probando límites en países seleccionados de todo el mundo. Mientras tanto, Mosseri prometió que la compañía tendría más para compartir sobre cómo planea abordar el racismo en Instagram en los próximos meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.