INDICAR || Josef Newgarden se impuso este sábado en una valida emocionante

El estadounidense Josef Newgarden (Team Penske) se impuso este sábado en un apasionante duelo con el neozelandés Scott McLaughlin (Team Penske) en el Bommarito 500, y escaló dos posiciones en la general para quedar a tan solo tres puntos del líder Will Power (Team Penske), en un día en el que el mexicano Pato O’Ward (Arrow McLaren) finalizó cuarto y español Álex Palou (Chip Ganassi) acabó noveno.

Es su triunfo número veinticinco en IndyCar, la quinta victoria de la temporada que le deja a las puertas de conseguir su tercer campeonato (el último lo celebró en el año 2019).

Pocas vueltas antes de que se detuviera la carrera por lluvia, había perdido el primer puesto con su compañero Scott McLaughlin al detenerse en boxes, pero en la reanudación supo reponerse y regresar al liderato de la prueba hasta el final.

Al bajar del monoplaza puso en valor el apoyo y la confianza recibidos: “Este equipo es muy paciente conmigo, he perdido la calma un par de veces. Es frustrante para nosotros. Nos sentimos pequeños, no es culpa de nadie, a veces estás en el lugar y momento equivocados. Nos está pasando mucho este año y pensaba que nos iba a suceder de nuevo esta noche”.

Pato O’Ward finalizó en la cuarta posición luego de arrancar en el séptimo puesto. Twitter: @ArrowMcLarenSP

Su apasionante duelo con Scott McLaughlin, compañero de equipo, ha sido una de las atracciones del fin de semana en Madison: “Scott quiere ganar también, me encanta eso de nosotros, tenemos una gran relación. Los dos queremos ganar, peleó muy bien contra mi, no tenemos cómo agradecer todo lo que ha hecho el equipo Penske”.

Fue una carrera repleta de imprevistos, que tuvo que adelantar su inicio 30 minutos respecto al horario original para tratar de evitar la lluvia que amenazaba al circuito World Wide Technology.

Pese a ello, la tormenta finalmente llegó cuando quedaban 42 vueltas para el final y obligó a suspender la prueba durante algo más de dos horas.

La reanudación, ya con las luces del circuito prendidas, se convertía en una breve carrera que dejó en nada la estrategia planeada por los distintos pilotos hasta entonces. Todo comenzaba de nuevo y quien mejor supo plantear este tramo final fue el novato David Malukas (Coyne – Honda) con una remontada espectacular.

El americano-lituano se graduaba con una carrera excepcional que dejó la sensación de que, si hubieran quedado un par de vueltas más, hubiera subido a lo más alto del cajón.

El campeonato de IndyCar viaja ahora a la costa oeste para definir al campeón en las últimas dos pruebas, la próxima será en Portland el 4 de septiembre, para cerrar una semana después en Monterrey en el circuito de Laguna Seca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.