Google y Facebook unen sus esfuerzos en la construcción de un cable submarino para conectar el sureste de Asia.

Google y Facebook han anunciado su participación, junto a otros socios regionales, en el proyecto Apricot, un cable submarino de 12.000 kilómetros que conectará Japón, Taiwán, Indonesia, Guam, Filipinas y Singapur y que se espera estará en funcionamiento para 2024. El tendido de esta gigantesca infraestructura pretende contribuir a cubrir la creciente demanda de 4G, 5G y acceso de banda ancha de esta región estratégica, dijo el gerente de ingeniería de Facebook, Nico Roehrich.

El cable Apricot complementará a otro cable submarino, Echo, que conectará Estados Unidos, Singapur e Indonesia, y cuya construción fue anunciada por estas dos empresas estadounidenses a principios de este año.

«Los cables Echo y Apricot son sistemas submarinos complementarios que ofrecerán beneficios con múltiples rutas dentro y fuera de Asia, incluyendo rutas únicas a través del sur de Asia, lo que garantiza un grado significativamente mayor de resistencia para Google Cloud y los servicios digitales», señaló el vicepresidente de Google Cloud, Bikash Koley. Juntos proporcionarán a las empresas una latencia [el tiempo que tarda en transmitirse la información en la red] más baja, más ancho de banda y una mayor capacidad de recuperación en su conectividad entre el sudeste asiático, el norte de Asia y EE UU”, ha asegurado la compañía en su blog.

Google asegura que inversiones como esta tendrán un impacto medible en la actividad económica regional, y esgrime un estudio de la consultora Analysys Mason según el cual sus inversiones en redes habrían generado 430.000 millones de dólares adicionales en el PIB agregado de la región Asia Pacífico y 1,1 millones de empleos adicionales. En total la compañía participa en 18 cables submarinos, incluido el proyecto Grace Hooper, que unirá en 2022 España con Reino Unido y Estados Unidos.

Facebook, por su parte, ha asegurado que Apricot tendrá una capacidad inicial de 190 terabits por segundo y será “un ejemplo de nuestro modelo de asociación innovador, en el que todas las partes se benefician del desarrollo de infraestructura a escala y experiencia tecnológica compartida”. La infraestructura complementará los otros dos cables submarinos que la compañía anunció en marzo, Echo y Bifrost, que también conectará EE UU con Indonesia a través de Singapur.

La inversión de ambos gigantes tecnológicos en el proyecto no ha sido revelada. Paralelamente, la compañía filipina de telecomunicaciones PLDT anunció en un comunicado que invertirá 80 millones de dólares en el proyecto. “La construcción de Apricot es vital para la economía filipina y está alineada con nuestros esfuerzos para hacer de Filipinas un centro de datos estratégico en la región”, aseguró Alfredo Panlilio, presidente y director ejecutivo de la compañía.

Por otra parte, anteriormente, el proyecto de la red Pacific Light Cable Network, también financiado por Google y Facebook, que debía enlazar Estados Unidos, Taiwán, Hong Kong y Filipinas, fue cancelado debido a las tensiones entre Pekín y Washington, después de que el Departamento de la Justicia de EE.UU. recomendara en 2020 que el cable evitara Hong Kong. En cualquier caso, la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. dio permiso a Google a operar el tramo entre América del Norte y Taiwán.

Google está involucrado no solo en los proyectos de construcción de cables submarinos en Asia, sino también en otras partes del mundo. En junio, la empresa dio a conocer la construcción del nuevo cable Firmina, que será el más grande del mundo una vez conecte la costa este de Estados Unidos con Las Toninas (Argentina), con enlaces adicionales en Praia Grande (Brasil) y Punta del Este (Uruguay).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *