GIRO DE ITALIA || Perfil e información de la etapa 16

Tras el descanso, el Giro vuelve el martes con la decimosexta etapa, «la del Mortirolo», entre Salò y Aprica, de 202 km, jornada de montaña con tres puertos de primera: el Goletto Di Cadino (19 km 1l 6,2 por ciento), el Passo del Mortirolo (12,7 km al 7,7) y el Valico de Santa Cristina (12,7 km 1l 8,1), con la cima a 6 km de meta.

Habrá un paso intermedio antes del último puerto, en la cota de Teglio (5,1 km al 8.7). Será la primera de las cuatro etapas montañosas hasta el domingo.

Aunque hay un poco de subida de antemano, la primera ascensión del día es colosal. 19 kilómetros de recorrido al 6,2%, casi una hora de esfuerzo hasta el Goletto di Cadino. Los primeros 30 kilómetros son esencialmente planos, pero luego la carrera subirá a casi 2000 metros de altitud (la salida es oficialmente a 257 metros).

La segunda subida del día es el icónico Passo del Mortirolo. Esta no será la vertiente más dura, ya que se escalará por su lado este, pero aun así es un ascenso muy duro. El descenso que sigue es muy técnico, pero sobre todo empinado, una pesadilla para aquellos que tienen miedo de tener que correr riesgos, pero la subida en sí puede ver algunos movimientos ya que presenta 12,7 kilómetros al 7,7%, con sus kilómetros más empinados cerca de la cima que se encuentra a 72 kilómetros de la meta.

Después de un rápido recorrido por el valle, los ciclistas ascenderán a Teglio para un sprint intermedio, ni siquiera está categorizado, pero son un total de 5,1 kilómetros al 8,7%, una subida muy similar a Superga en sus detalles: llega a la cima con 30 kilómetros para el final.