El sicariato no da tregua

En El Triunfo, la gente evita hablar de las mafias; dicen que los sicarios “no perdonan la vida de nadie”. Incluso la Policía y la Fiscalía han sido víctimas de ataques armados. En marzo y junio del 2021, los funcionarios de las dos entidades fueron amedrentados con explosivos.

Hasta ahora esos hechos son indagados. Pero el ataque de sicarios a funcionarios públicos o estatales no solo se limita a esta zona de Guayas.

El último ataque ocurrió apenas hace dos semanas. Dos hombres armados, a bordo de una moto, sorprendieron a tiros al exalcalde Andrés Macías.
La gente recuerda que el exfuncionario transitaba en su camioneta cuando se escucharon al menos cuatro detonaciones. Este fue el tercer atentado que sufrió Macías.

Otro caso reciente fue el crimen del exgobernador de Manabí, Santiago Guevara. El exfuncionario fue acribillado el pasado 22 de febrero por desconocidos que se transportaban en un vehículo blanco. Los informes policiales revelan que los sicarios lo persiguieron por varias cuadras hasta que el exgobernador se bajó de su automotor. Entonces recibió al menos seis disparos.

La Policía tiene reportes que durante el 2020 y 2021, las bandas delictivas acabaron con la vida de al menos 40 funcionarios y exautoridades. En esa lista están políticos, policías, militares, autoridades penitenciarias, guías carcelarios, entre otros.

Los uniformados señalan que las mafias en los últimos años han reforzado sus cuadrillas de sicarios y con los asesinatos de funcionarios y exempleados públicos buscan atemorizar a las poblaciones o amedrentar a las entidades estatales.

Eso, por ejemplo, ha ocurrido con el Servicio de Rehabilitación Social. La entidad ha perdido desde el 2020 a 11 guías. Todos atacados por sicarios cuando salían o iban a los centros penitenciarios.

La Policía es otra institución afectada por el sicariato y las bandas delictivas. El año pasado, 13 uniformados perdieron la vida por realizar sus tareas de control y protección a la ciudadanía.

Uno de los casos que más conmocionó al país fue el del sargento Agustín Guamán, en el norte de Guayaquil. Era el 8 de junio del 2021 cuando dos motorizados interceptaron al agente y le dispararon más de 10 veces.

El mismo tributo se le realizó a otro agente que fue asesinado en Milagro (Guayas). El crimen ocurrió en noviembre pasado. Cuatro sospechosos, a bordo de un vehículo, lo interceptaron y le dispararon por varias ocasiones.

Por todos estos hechos, el Gobierno ha reforzado el control policial en provincias como Guayas, Manabí y Los Ríos. Solo en enero de este año se reportaron en el país 188 crímenes.

Pero pese a los esfuerzos que lleva adelante la institución policial, la ola de violencia en estas provincias no se logra aminorar. Mientras, se buscan nuevas estrategias y alternativas para frenar a las bandas de sicariato que operan a escala nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.