Richard Carapaz buscará mantener el paso en la contrarreloj.

Este miércoles se corre la primera de dos etapas contrarreloj de la edición 108 del Tour de Francia, también la primera oportunidad de un cambio significativo de la clasificación general, que tiene al frente al neerlandés Mathieu van der Poel (Alpecin-Fenix), seguido del francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) y el ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos Grenadiers), últimos en tomar la salida.

“Pocas veces se ve una contrarreloj tan pronto”, indicó el director deportivo del Tour, Thierry Gouvenu, convencido de que la estrategia situación de esta etapa ha marcado las estrategias en todos los cuarteles generales.

La jornada tendrá un recorrido de 27,2 kilómetros entre Changé y Laval, que marca un antecedente en la ronda gala, que no tenía una contrarreloj “tan larga” desde 2008.

“La geografía pedía a gritos romper un poco con la sucesión de etapas en llano”, señaló Christian Prudhomme, director general de la Grande Boucle, quien catalogó como “un regalo” esta jornada “para los amantes del cronómetro”, con el objetivo de “provocar sorpresas en la clasificación”.

El trayecto es plano, con ligeros movimientos en la ruta hasta terminar con repecho largo, ideal para que los especialistas puedan marcar diferencias de tiempo, antes de afrontar los primeros ascensos de la competición.

Solo a cuatro minutos del cierre llegará el turno de Carapaz, quien por su tercer lugar en la clasificación general tiene el 175.° puesto en el orden de salida para este miércoles. La Locomotora emprenderá su marcha a las 9:46.

Carapaz buscará mantener el paso en la general, en la que se ubica a 31 segundos de Van der Poel y a 23 segundos de Alaphilippe, pero con ventaja ante favoritos al título como Tadej Pogacar (8 segundos) y Primoz Roglic (1 minuto 4 segundos); incluso con respecto a su compañero Geraint Thomas, al que aventaja por 36 segundos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.