El congelamiento de combustibles le costaría al fisco unos $ 1.000 millones en el año, según expertos

Ayer, el precio del crudo se mantenía al alza. El WTI, que es el marcador para Ecuador, se ubicó en $ 71,7.Los precios altos del crudo incrementan los subsidios y elevan también los precios al consumidor, que de momento se manejan con base en la banda que permite el incremento mensual: del 5% en gasolinas y 3% en diésel.

En medio de los diálogos por los precios de los combustibles que lleva adelante el Gobierno con los transportistas, varios expertos ven en la continuación del sistema de bandas, así como en la focalización de compensaciones para ciertos sectores, la vía de solución. El congelamiento de precios, planteado por ciertos sectores, dejaría sin financiamiento las ayudas sociales previstas para los sectores más vulnerables.

Para el exministro de Finanzas Jorge Gallardo los subsidios a los combustibles benefician desproporcionadamente a los que más tienen, y congelar los precios de los combustibles dejaría sin financiamiento los proyectos de ayuda a personas más vulnerables.

Explicó que, por ejemplo, en 2020 el subsidio al diésel benefició al 46,1% de la población ubicada por ingresos en los tres deciles más altos; en cambio, la población ubicada en los tres deciles más bajos se benefició tan solo con el 17,8% del mismo.

Miguel Robalino, abogado petrolero, Coincidió en que los estudios revelan que, en lo que tiene que ver con el parque automotor, la clase media se beneficia del subsidio en un 22% y la clase alta en un 58%, mientras que los más vulnerables en apenas 20%.

Oswaldo Erazo, presidente de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo (Camddepe), considera que la banda de precios debe continuar, y asegura que si el congelamiento se diera esto significaría que el subsidio le costaría al fisco unos $ 1.000 millones en el año. 

Fuente: El Universo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *