Desarrollan un «casco electromagnético» que reduce el 31% un tumor cerebral terminal.

Tras investigación, Científicos del centro neurológico estadounidense Houston Methodist Neurological Institute desarrollaron un aparato electromagnético para combatir el cáncer cerebral.

Este dispositivo incluye tres osciladores especiales que crean un campo magnético por la rotación de imanes, en un patrón de tiempo y frecuencia específico. Se integra en un casco, permitiendo así utilizarlo fuera de la clínica.

El dispositivo, fue puesto a prueba en un voluntario que sufría de glioblastoma recurrente en etapa terminal. Primero usó el casco dos horas por día en la clínica y luego, trasladado a su casa, aumentó la duración del tratamiento diario hasta seis horas. El hombre, de 53 años, murió tras cinco semanas por «una lesión no relacionada». La autopsia, sin embargo, mostró que durante ese breve tiempo la masa tumoral presente en su cerebro había disminuido en 31%.

«Gracias al coraje de este paciente y su familia, pudimos probar y verificar la eficacia potencial de la primera terapia no invasiva para el glioblastoma en el mundo. El generoso acuerdo de la familia de permitir una autopsia, tras la prematura muerte de uno de sus seres queridos, hizo una contribución invaluable al estudio y desarrollo de esta terapia, potencialmente poderosa», sostuvo uno de los creadores del aparato, David S. Baskin. Previamente, el paciente había sido tratado con escisión quirúrgica radical, quimio-radioterapia y terapia génica experimental, pero esos métodos no dieron resultados positivos, detalló el instituto.

Los investigadores indican que el dispositivo electromagnético no invasivo «parece ser una nueva modalidad de tratamiento segura y eficaz» para el glioblastoma, «que potencialmente tiene muchas ventajas sobre los tratamientos existentes». Al mismo tiempo, reconocen que requieren más pruebas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.