China trabaja en su proyecto de aterrizaje lunar.

Como parte de un plan de alunizaje tripulado se han tenido progresos «en tecnologías clave», entre las que destacan «una nueva generación de naves espaciales tripuladas, una nueva generación de vehículos de lanzamiento tripulados, módulos de aterrizaje lunar y trajes de aterrizaje lunar». El asistente del director de la Agencia Espacial Tripulada china, Ji Qiming, anunció este lunes, durante una conferencia de prensa previa al lanzamiento de la misión espacial tripulada Shenzhou-15, que se han logrado distintos avances tecnológicos relacionados con el programa de exploración lunar del país asiático, por lo que cada vez están más cerca de realizar un aterrizaje en la superficie de nuestro satélite natural, informa la agencia Xinhua.

«Los pasos de China en la exploración espacial no se quedarán en la órbita terrestre baja y seguramente volaremos más lejos», declaró Ji, quien indicó que «la Luna es una base ideal y un puesto de avanzada para que los seres humanos se expandan, desarrollen y utilicen el espacio extraterrestre». En consecuencia, señaló que la exploración lunar es considerada como «un punto de acceso» y al mismo tiempo «un centro del desarrollo de los vuelos espaciales tripulados en el mundo moderno». Asimismo, mencionó que se desarrolló un plan para ejecutar un alunizaje tripulado «con características chinas», además de que se han obtenido progresos «en tecnologías clave, como una nueva generación de naves espaciales tripuladas, una nueva generación de vehículos de lanzamiento tripulados, módulos de aterrizaje lunar y trajes de aterrizaje lunar».

«El país está listo para implementar el proyecto de alunizaje», recalcó Ji, concluyendo que confía en que la meta de descender a la superficie lunar «se hará realidad en un futuro cercano». El funcionario chino no proporcionó más detalles sobre estos avances tecnológicos.

La Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASC) explicó en un comunicado, citado el pasado 8 de noviembre por Global Times, que su cohete tripulado de nueva generación, el cual está diseñado con base en la estrategia general de las autoridades espaciales del país, tendrá la capacidad de llevar una nueva nave espacial tripulada o un módulo de aterrizaje lunar. Además, subrayó que el cohete entró en fase de desarrollo de prototipo, ya que los encargados de su construcción han concluido la etapa de investigación.

Por cuanto a su carga útil, el organismo detalló que el cohete tendrá una capacidad de órbita de transferencia lunar de 27 toneladas y una capacidad de órbita terrestre cercana de 70 toneladas. «Será el apoyo estratégico clave en el avance del país hacia una potencia espacial», recalcó la CASC, finalizando que prevén que el cohete «alcance las condiciones de vuelo inaugural para 2027».

Asimismo, Zhao Xinguo, funcionario de la Academia de Vehículos de Lanzamiento de China, manifestó que también se está desarrollando un modelo de cohete que será capaz de llevar una carga útil más pesada, ya que podrá transportar hasta 50 toneladas a la órbita de transferencia Tierra-Luna, así como 35 toneladas a la órbita de transferencia de Marte y 150 toneladas a la órbita terrestre baja. Asimismo, detalló que el vuelo inaugural de este nuevo cohete podría realizarse en 2030.

El pasado lunes, el académico chino Wiren Wu comentó, durante el Segundo Taller de la Alianza Global de la ONU sobre la Exploración Espacial, los por menores del programa de exploración lunar de China con miras a una futura misión tripulada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *