85% de la población se ha vacunado

El 85% de los ecuatorianos, mayores a cinco años, han recibido la segunda dosis de la vacuna contra el covid-19 y el nivel de contagio en el país esta por debajo del 5%, así lo informó el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso este martes 22 de marzo de 2022.

Atribuyó “al exitoso plan de vacunación y a un exitoso manejo de la pandemia” la decisión adoptada la semana pasada por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional de eliminar el límite de aforos para distintas actividades en todo el país, aunque en Quito aún se mantienen ciertas restricciones.

“Ecuador ha llegado a un nivel de contagio muy bajo, de no más del 5 %, es uno de los mejores indicadores de la región”, anotó el mandatario en el programa Encontrémonos por la ciudadanía.

Nivel de vacunación en la población

El gobernante recalcó que un 85% de la población ya ha recibido las dos dosis de la vacuna y más del 30% ya cuenta con dosis de refuerzo, mientras avanza la inoculación de los menores de entre tres y cuatro años.

“Esto es lo que nos ha permitido un buen manejo de la pandemia y ahora la decisión de permitir un aforo de cien por ciento en estadios de fútbol, en centros comerciales, en restaurantes, en lugares públicos”, explicó como medida que permitirá una reactivación económica más acelerada y la generación de empleo.

Las únicas medidas que se mantienen para el control de la pandemia en espacios públicos es la obligación de portar mascarilla, tanto en interiores como en exteriores, la desinfección periódica de manos y la exigencia de presentar el certificado de vacunación para ingresar a establecimientos o reuniones masivas.

El carnet de vacunación se seguirá exigiendo a todas las personas mayores de 12 años, excepto para acceder a centros de actividades esenciales como salud, educación, trabajo y servicios públicos.

La decisión de levantar todas las restricciones de aforo llegó dos días después de que el Ministerio de Salud Pública reportara los primeros cinco casos en el país de BA.2, una subvariante de ómicron que de momento no se ha comprobado que sea más letal.